Entrevista a los autores de “El psicoanálisis ¡Vaya timo!”

Los profesores de la Universidad de La Laguna Carlos Santamaría Moreno y Ascensión Fumero son los autores del libro “El psicoanálisis ¡Vaya timo!” que Editorial Laetoli ha sacado recientemente al mercado. Ambos tuvieron la gentileza de conceder a Radio Campus una entrevista en torno al tema, cuya transcripción les dejamos aquí: ¿Cómo surge la idea de publicar un libro dedicado al psicoanálisis?

La verdad es que en los círculos académicos de la psicología científica, el debate sobre el psicoanálisis está algo obsoleto. Todo el mundo sabe hoy en día que el psicoanálisis no es una teoría científica de la mente, ni un método riguroso o eficaz para el tratamiento de los trastornos psicológicos. Sin embargo, es sorprendente el éxito que sigue teniendo el psicoanálisis en otros ámbitos académicos, y también lo es su tremendo arraigo popular. Nos sorprendió ver la gran cantidad de personas que se dedican profesionalmente al psicoanálisis incluso en un país como España, que no es de los más proclives a este tipo de perspectivas. Nos pareció que no debíamos seguir haciendo como la mayor parte de los psicólogos: mirar hacia otro lado o esbozar una leve sonrisa cuando nos hablan de psicoanálisis. Era necesario explicar de forma clara y respetuosa lo que la mayoría de nosotros pensamos.

Es bastante habitual confundir la Psicología con la Psiquiatría y ésta a su vez con el Psicoanálisis ¿a qué se debe?

Bueno, las tres comparten el interés por los trastornos mentales. Las diferencias específicas sobre la forma de abordarlos desde la psiquiatría y la psicología serían largas de explicar. Con respecto al psicoanálisis, la diferencia fundamental es que este último no lleva a cabo una contrastación rigurosa de sus tratamientos. Por otra parte, ya que no existe una titulación universitaria de “psicoanalista” es frecuente, aunque no siempre sea así, que los que se dedican a esta disciplina tengan titulación de psicólogo o psiquiatra. Este hecho también puede ser una de las causas de la confusión.

¿Cuál fue el papel de Sigmund Freud en la aparición del psicoanálisis?

No hay duda en considerar a Freud el fundador del psicoanálisis. No fue un innovador en la idea de que los problemas mentales podían tratarse como enfermedades, pero no cabe duda de que impulsó como ningún otro este tipo de concepción, que rompía con muchos tabúes e ideas de orden religioso o sobrenatural. También fue importante la forma en que hizo énfasis en la importancia de variables psicológicas como las experiencias infantiles para explicar los problemas del adulto. Lamentablemente las explicaciones en sí eran en gran parte erróneas; y lo que es más sorprendente, los psicoanalistas actuales se empeñan en aferrarse a ellas.

¿A que se debe la popularidad de esta pseudoterapia? ¿Por qué este, como tantos otros mitos, se resiste a morir?

El psicoanálisis es divertido. A todos nos gusta pensar que nuestro comportamiento es fruto de intrincados procesos ocultos. Las explicaciones de la psicología científica resultan a veces sosas por su sencillez. Todos sabemos que en ciencia son preferibles las explicaciones más simples, pero también a todos nos gustaría que nuestra mente fuera una caja de sorpresas. Como es natural también hay razones económicas evidentes.

¿Hay algo de verdad o de científico en el psicoanálisis?

Es difícil escribir tantas páginas como escribió Freud sin decir algo cierto. Pero éste no era, desde luego, el mayor compromiso del padre del psicoanálisis. Muchas de sus afirmaciones son verdaderas y hasta evidentes. Pero como dijo, hace ya muchos años, el profesor Hans Eysenck, las que son realmente novedosas son falsas o indemostrables. La falta de compromiso con la comprobación y la veracidad es precisamente lo que excluye al psicoanálisis del conjunto de las disciplinas científicas.

Recientemente, se ha sabido que una asociación de psicoanalistas navarros se ha quejado a Laetoli, a cuenta de la publicación de este libro ¿Qué les parece que ya aparezcan presuntos “damnificados” del mismo?

La queja no se dirige a los contenidos del libro. De hecho, éste ni siquiera había aparecido cuando se publicó aquella carta al director del Diario de Navarra. Se quejaban de la crítica en sí; de que alguien les criticara: muy típico de la pseudociencia. Esperamos más críticas de este tipo, y muy pocas centradas en los argumentos que contiene el libro.

Para terminar ¿qué le dirían a aquellas personas que les están leyendo para animarles a leer su libro?

El público no especializado puede pensar que los conceptos más populares del psicoanálisis, como el Complejo de Edipo o la Represión están demostrados científicamente. En el libro desarrollamos argumentos y aportamos datos contrarios a esta concepción. Algunos de estos datos provienen de la investigación más reciente en el campo de la psicología y la neurociencia. A diferencia de los conceptos del psicoanálisis, cualquiera puede comprobar nuestras afirmaciones. A pesar de estar expuestas de una manera simple y sin recurrir a la jerga científica, tienen su base en la investigación experimental rigurosa. Esto hace también que el libro resulte útil para personas con conocimientos más avanzados en la materia.

Deja un comentario